Al igual que en medicina humana, el sobrepeso y la obesidad se han relacionado con múltiples consecuencias negativas para la salud y el desarrollo de enfermedades.

La buena noticia es que el peso de nuestras mascotas depende 100% de nuestro control. Los perros no dicen qué o cuánto comen, cuando salen de paseo o cuando tienen que permanecer en casa.  Depende de nosotros mantener nuestros perros sanos, y una dieta adecuada y el ejercicio son las dos mejores maneras de prevenir la obesidad canina.

De qué forma afecta el sobrepeso a mi mascota?  

  El sobrepeso favorece la aparición de enfermedades tales como diabetes, hipertensión,  artrosis, insuficiencia cardíaca o respiratoria, problemas digestivos, etc. y por todo ello disminuye la esperanza de vida de nuestras mascotas.

    Así, cuando pensamos que estamos “cuidando” a nuestra mascota por darle todo el alimento que nos pide, por dejarlo tumbado en su camita “porque está a gusto” en vez de sacarlo a hacer ejercicio, por darle de nuestra comida “porque le gusta más”… hay que pensar que  a lo mejor no le estamos ayudando a tener una mejor vida sino todo lo contrario.

Cómo evaluar el peso de nuestro perro o gato?  

     Lamentablemente, a muchos propietarios les cuesta aceptar que su amado amigo tiene sobrepeso, o simplemente no reconocen los síntomas de la obesidad.

   Un perro o gato en buenas condiciones debe tener una ligera figura de  "reloj de arena". Para averiguar cómo está nuestro animal debemos pasar nuestras manos a ambos lados del tórax y si no somos capaces de tocar las costillas, ¡es hora de empezar la dieta!

 

 

Claves para adelgazar

Como todos sabemos, la ecuación de pérdida de peso es en realidad relativamente fácil – “comer menos y moverse más”.

1.  ¡A régimen!.  Olvídate del falso mito de que “la comida casera es la mejor para tu mascota”. Opta por los alimentos preparados para pérdida de peso que incluyen todos los ingredientes necesarios para ayudar a tu mascota a perder esos kilitos de más a la vez que mantienen sus necesidades nutricionales y vitamínicas cubiertas durante todo el tiempo que mantengamos la dieta.

 2.  No a las golosinas. No debes sucumbir a darle ningún tipo de capricho entre horas. Por regla general este tipo de alimentos contienen una gran cantidad de calorías que podrían enlentecer el proceso de pérdida de peso de tu mascota. Cómo alternativa puedes recurrir a los snacks específicos para animales obesos que tienen un efecto saciante y nos ayudarán en nuestro objetivo.

 

 3.  Cuidado con “los ladrones de comida”. Si tienes más de un animal en casa, no dejes comida siempre disponible en los cuencos. Fija una hora para dar de comer a todas tus mascotas y hazlo a la vez y en sitios diferentes. Después de 10 minutos, revisa si alguna de ellas se ha dejado algo de alimento y retíralo para evitar que el que está a dieta coma más de lo que le corresponde.

 4.  ¡Ojo con las visitas! Si esperas invitados, alimenta a tu mascota antes de su llegada. De esta forma evitaremos que les pida y pueda recibir algún “premio extra” por parte de ellos.

 

 5.  NO al chantaje emocional. Los perros son muy inteligentes y saben qué tienen que hacer para que nos den pena y terminemos dándoles lo que quieren. Debemos ignorar totalmente cualquier gimoteo o mendicidad por parte de nuestra mascota – con ello nos referimos a cuando nos piden dándonos con la pata, ladrando o maullando e incluso haciendo trucos que ni les hemos enseñado. Al no prestar atención a este comportamiento, tu mascota aprenderá que las acciones agresivas y exigentes ya no son aceptables y que tendrá que calmarse antes de recibir cualquier tipo de alimento.

 6.  ¿Su perro engulle? ¿Sabías que existen unos comederos especiales para hacer que tu mascota coma más despacio y por tanto se sacie antes? ¡Utilízalos!

 

 7.  ¡¡Organización!! Si vamos a empezar una dieta es importante que todos los miembros de la familia estén informados y decidan llevarla a cabo a la vez.

 8.   ¿Y el cubo de la basura? Asegúrese de que los cubos de basura ya no son accesibles - si su mascota se siente hambrienta es mucho más probable que recurra a estas fuentes de alimentos no deseados -.

 

 9.   Dietas “light”… ¿si o no? Cuidado con las dietas de tipo “light”. Hay muchas marcas de comida para perros  y gatos que están etiquetadas  como 'light' o 'dieta' - lea completamente la lista de ingredientes y la cantidad de calorías por porción, ya que muchos de estos tipos de alimentos dietéticos sustituyen el contenido de carne con mayores volúmenes de carbohidratos de manera que, aunque pueden hacer que el animal se sienta más lleno, el efecto no durará mucho tiempo y puede tener el efecto secundario de aumentar la producción de heces.

 10.           Ejercicio, ejercicio y más ejercicio!!

 

    Debemos buscar un hueco en nuestra rutina diaria para hacer ejercicio con nuestra mascota. Esto es divertido y saludable tanto para ellos como para nosotros. El ejercicio debe comenzarse de forma progresiva, de forma que cada día vayamos aumentado la intensidad o la duración del esfuerzo. Intentaremos realizarlo siempre a la misma hora. Os dejamos algunos ejercicios que podéis practicar:

 

  • Caminata enérgica
  • Hacerle correr para atrapar un fresbee
  • Hacerle buscar un nuevo juguete que hemos escondido
  • Dejarlo correr suelto en el campo
  • Natación
  • Canicross (correr con nuestra mascota)
  • Cani-bike (hacer bici con nuestra mascota)