Medicina Interna

     La medicina interna se encarga de los problemas relacionados con los diferentes órganos internos, ya sea por un mal funcionamiento fisiológico (por ejemplo, un problema hormonal) o por enfermedades relacionadas con parásitos, bacterias o virus.

 

La Medicina Interna constituye el tronco del cual derivan varias subespecialidades:

 

Endocrinología: es el estudio del sistema endocrino, compuesto por la glándula tiroides, las glándulas suprarrenales, el páncreas, el hipotálamo y la glándula pituitaria.

 

Gastroenterología: es el estudio del aparato digestivo, compuesto por el esófago, estómago, intestino delgado y grueso, hígado, vías biliares y páncreas.

 

Nefrología: es estudio de la estructura y la función renal, incluyendo la prevención y tratamiento de las enfermedades renales.

 

Urología: es el estudio de las estructuras del tracto urinario inferior, que se compone de la vejiga y la uretra.

 

Neumología: es el estudio de las vías respiratorias altas (incluyendo nariz, nasofaringe, laringe y tráquea), y el tracto respiratorio inferior (incluyendo bronquios y pulmones).